lunes, 7 de septiembre de 2009

Llamado a la solidaridat

Lunes.
Lunes lluvioso.
Lunes lluvioso y tuve que madrugar.

Llego a mi casa, al mediodía. Enciendo la radio. Al rato la apago. Tomo mates. Tengo sueño.
Sí, exacto, anoche tampoco me pude dormir, y esta mañana Drago me esperaba a las 7.
Limpio la cocina. Soy algo obsesiva, pero no tanto. (Bueno, lo admito, soy obsesiva.)

Como pocas veces, prendo la tele. Paso los canales como páginas de una revista poco interesante. Pienso. Pienso más.

De repente, en el canal menos sintonizado por mi persona, -estoy hablando del canal Hallmark-, veo a Cameron Díaz vestida de blanco y pienso que es simpática. Dejo la película, que evidentemente recién empieza.

La película transcurre. Y yo la disfruto. No hay panorama más desolado: Jimena mirando Hallmark, un lunes lluvioso a las 4 de la tarde. Pero al menos no busqué los chocolates.

Aparece Jud Law y deseo que la peli no termine jamás. También está Kate Winslet, divina y radiante, y la veo llorando y lloro desde el sillón. Hay más actores copados, como Jack Black, que me hace reir después del mini quiebre.

Vine a escribir esto porque quiero que se prohiban las películas así.

Basta de esas pelis. (Sigo repitiendo película y peli porque no quiero pensar sinónimos).
Suspiro. Pienso en un poema de Alejandra Pizarnik y en mi mente recuerdo ese fragmento que tanto me llama la atención.

Jud Law llora y Cameron Díaz también. Y obviamente no los dejo solos.

Odio tanto esas películas. En primer lugar porque es muy posible que no me ocurra una historia similar. En segundo lugar, porque cuanto más las detesto, más las miro, y más me conmueven.

Terminó de manera esperada. Vuelvo a mi estabilidad emocional. Las películas así me pegan durante un rato, y después pierden el efecto del fatal "lloro porque me identifico con la protagonista que tiene que endurecerse externamente para no demostrar que es débil en su interior y así evitar involucrarse y fracasar".

"Yo no sé de pájaros, pero creo que mi soledad debería tener alas..."


No, no estoy triste ni nada parecido, no me voy a suicidar, y voy a seguir mirando películas detestables.

11 comentarios:

Juani dijo...

jaja me identifico un poco con lo que decis
y apate esta bueno engancharte asi con una pelicula, si es verdad, a nadie, o a casi nadie le va a pasar algo así, pero si las peliculas fuesen como es la vida real serian aburridas y monotonas.

Chueca dijo...

Hermosa peli. Pasa en la vida,pasa en las peliculas, pero a nosotras no nos pasa.
Besos fenómena!

Anónimo dijo...

aplausos a tu manera de escribir, en Hallmark dieron esa película no se cuantas veces ya..cada zapping que hacía la veia..de hecho (me causa el de hecho, ya ni recuerdo por qué) anoche la veia antes de dormir que lo hice muy rápido, igual ya la habia visto, que lindo chico ese rubio llamado Jud!

Bar

Ivan J. dijo...

ay jimena jimena...

Jes dijo...

Es muy posible que a NADIE le ocurra una historia similar: cuantas son las chances de que un Jud Law borracho llame a tu puerta una noche de depresión? eh? CERO!

Leandro dijo...

Esas películas son mentirosas por dos motivos: no sólo "esas cosas" no pasan, sino que la gente involucrada es siempre más fea.

Ja.

Saludos, Jime con "J" de "Jarana"...

elRober dijo...

Lo mejor para el llanto sin sentido es una picada re grosa con una birra bien fría.
No te preocupes, la vida está llena de lunes.

Beso.

Laucha dijo...

Lo bueno de cameron Diaz es que,según su apellido, no sólo es una chica de "Lunes"

Jime dijo...

La verdad que prefiero responder a cada persona en su respectivo blog, es más copado. Pero...

Juani: tenés razón. Para eso existen los documentales sobre la vida de gente que a nadie le interesa, en E Enterteiment.

Chueca: al cabo que ni quería...

Bar: gracias, hacete un blog.

Iván J: Iván y vienen.

Jes: gracias, necesitaba ese grado de sinceridat en este momento. Probablemente aparezcan personas ebrias en mi puerta, pero nada parecidas a Jude.

Leandro: jajajaja, es que si la película fuese protagonizada por Zulma Lobato, no me conmovería en lo más remoto. =/ Qué mal.

Rober: menos mal que vos sabés de la vida, me hiciste salir de una disyuntiva enorme. Cerveza o ferné..

Laucha: claro!! es como Ramón! inclasificables y pasan volando!

Leandro dijo...

Cada vez que entro a tu blog, salta esa ventanita "Trabaja desde casa". ¡Terrible, eh! El capitalismo se está llevando a nuestros bloggers (?).

Un beso, Jarana (te quedó ese apodo, te aviso).

Ana Frank dijo...

Jajaja tranquila que no estás sola en esto. Las películas que más miro son con las que más lloro. Un poco porque derrocho lágrimas como si no las usara y otro poco porque me pongo a pensar en que jamás voy a tener un Jude Law (o el actor que esté de turno) llorando de tal manera por mí; recorriendo ciudades enteras buscándome; regando con pétalos toda una avenida (y todas las cursilerías que hacen en las pelis y que la hacen eso... una película).